Cómo se prepara una Calçotada

¿Cómo se hace una calçotada?

Como manda la tradición, una auténtica “calçotada” se ha de hacer con la sierra de Miramar como a telón de fondo.

Los elementos gastronómicos básicos de una “calçotada” son los “calçots” con la salsa especialmente hecha para acompañarlos, la carne de cordero y la longaniza (o butifarra) a la brasa, y los postres (crema catalana).

Las bebidas que genuinamente acompañan el ágape son el vino tinto y el cava. El ritual de toda “calçotada” comienza cortando los “calçots”, es decir, acortando el largo de las hojas y un trozo de la raíz, con mucho cuidado de no cortarlos ni mucho ni poco.

Una vez preparados, los “calçots” se distribuyen sobre la parrilla, de forma que quepan los máximos posibles, i se ponen sobre un fuego de sarmientos con la llama muy viva. Durante la operación de cocción, se debe retirar la parrilla del fuego un par o tres de veces para proceder a girar los “calçots” de uno en uno.

Cuando están hechos, es decir, cuando están blandos de la punta y totalmente negros de la parte externa, se guardan bien envueltos en papel de periódico para mantener el calor. Se presentan a la mesa bien calientes y colocados sobre una teja, los comensales, con su correspondiente babero, los reciben preparados para disfrutarlos, con un recipiente bien lleno de salsa y con una rebanada de pan que se sirve de acompañamiento y retiene el degoteo de la salsa.

La cantidad que se come depende de la experiencia y el hambre de cada “calçotaire”.

Las brasas se aprovechan por cocer la carne de cordero y la longaniza, las alcachofas, las patatas y los tomates de la guarnición… Asimismo, durante todo la comida corren de mano en mano los porrones llenos de vino tinto. La fiesta gastronómica acaba con la tradicional crema catalana.

“El CALÇOT, el porrón y los castellers, tres cosas nuestras que siempre me han fascinado. Nacen de la tierra y me hacen mirar el cielo”. Bigas Luna (prólogo del libro”La Cuina del Calçot” de Joan Jofre y Agustí Garcia, ediciones Cossetània)